La renuncia voluntaria como causal de término del contrato debe ser presentada al empleador, señalando la fecha en que ésta se hará efectiva con las formalidades que se establecen en el N° 2 del artículo 159 del Código del Trabajo.
En otras palabras, quiere decir que debe ser presentada al empleador:

  • Con a lo menos, 30 días de anticipación,
  • Por escrito,
  • Firmada por el dependiente y
  • Ratificada por un ministro de fe que puede ser, entre otros, un Inspector del Trabajo, el presidente del sindicato o el delegado de personal de su empresa o un notario público. La renuncia presentada con tales formalidades puede ser invocada por el empleador como válida.

La renuncia presentada con tales formalidades puede ser invocada por el empleador como válida.
En el caso de que la ratificación se realice ante un Fiscalizador del Trabajo, las partes deben concurrir a la Unidad de Atención de Público de la Inspección del Trabajo de la jurisdicción en la que se encuentra ubicada la empresa a la cual le prestó servicios él o los trabajadores que van a renunciar.
En estos casos, el fiscalizador de la Inspección, da fe de lo declarado por el trabajador en el documento, consignando su firma y timbre, previa identificación del solicitante y de exponerle los efectos legales del mismo.

Solicitar presupuesto

¿Ha sido víctima de algún abuso de su empleador?

¡No dudes en contactar a un abogado experto en la materia para que te asesore de manera adecuada y en profundidad!

Solicitar presupuesto

Otros artículos y escritos que le pueden interesar: