La fuente legal la encontramos en los artículos  242 a 251 del Código de Procedimiento Civil.

Breve explicación:

Exequátur es, la autorización previa que debe dar la Corte Suprema de Justicia para el cumplimiento, en Chile, de una resolución librada por un tribunal extranjero.

Los artículos 242 a 244 expresan que las resoluciones libradas en país extranjero tendrán la fuerza que les concedan los tratados respectivos; y, para su ejecución, se seguirán los procedimiento establecidos por la ley chilena, en cuanto no aparezcan modificados por dichos tratados.

La regla general en materia de Exequátur es que, a falta de tratados, se dé, a las resoluciones procedentes de un país extranjero, la misma fuerza que, en él, se da a los fallos pronunciados en Chile, de tal modo que, si la resolución procede de una nación en la que no se da cumplimiento a los fallos de tribunales chilenos, la de ese país no tendrá fuerza en Chile.

En los demás casos, las resoluciones extranjeras tendrán, en Chile, la misma fuerza que si hubieran sido dictadas por tribunales chilenos, siempre que reúnan las condiciones siguientes:

1ª Que no contengan nada contrario a las leyes de la República. Pero no se tomarán en consideración las leyes de procedimiento a que haya debido sujetarse en Chile la substanciación del juicio;
2ª Que tampoco se opongan a la jurisdicción nacional;
3ª Que la parte en contra de la cual se invoca la sentencia haya sido debidamente notificada de la acción. Con todo, podrá ella probar que, por otros motivos, estuvo impedida de hacer valer sus medios de defensa;
4ª Que estén ejecutoriadas en conformidad a las leyes del país en que hayan sido pronunciadas.

El artículo 246 señala que las normas precedentes son aplicables a las resoluciones dictadas por árbitros, siempre que se haga constar su autenticidad y eficacia por el visto bueno u otro signo de aprobación emanado de un tribunal superior ordinario del país donde se haya dictado el fallo.

Procedimiento de Exequátur en la práctica,  se debe distinguir:

a)     Casos de jurisdicción contenciosa:

  1. Se presenta la resolución que se trate de ejecutar, en copia legalizada y traducida, por el Traductor Oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Corte Suprema, según el Formulario del caso. Deberá presentarse, el interesado, o un apoderado con poder suficiente.
  2. La Corte dará traslado, de la solicitud, a la parte en contra de quien se pide la ejecución, la que tendrá un término igual al de emplazamiento para contestar demandas, para exponer lo conveniente a su derecho.
  3. Con la contestación, o en rebeldía, la Corte dará vista al Fiscal.
  4. Si la Corte lo estima procedente, abrirá un término de prueba, antes de resolver. Este término será en la forma y por el tiempo establecido para los incidentes.
  5. La Corte mandará traer los autos en relación; se pondrá la causa en tabla; y la Sala que corresponda resolverá si procede o no mandar cumplir la resolución extranjera.
  6. Si la Corte resuelve que es procedente el cumplimiento, se expedirá copia de dicha resolución y devolución del documento en que consta el fallo extranjero.
  7. El interesado se presenta al Juzgado de turno al cual le habría correspondido conocer del negocio en primera o en única instancia, si el juicio se hubiera promovido en Chile.
  8. El Juzgado ordenará cumplir el fallo sin más trámite.

b)     Casos de jurisdicción no contenciosa:

La Corte resolverá en forma similar; pero sin dar traslado, sino que sólo con el informe del Fiscal.

Ejemplos de sentencias dictadas por la Corte Suprema referentes a exequátur:

Recomiendo: