Por una cuestión de estudio he llegado a parar a una página que me ha describido de acuerdo a mi conducta en internet en el último tiempo (Nugg.ad) gracias a los cookies, lamentablemente ésta está en idioma alemán, por lo que, en caso de no dominar el idioma (lo que sería lo normal), te puedes ayudar con google translator, en fin volviendo a mi asombro, me ha dado más de una razón para escribir el siguiente blog sobre cookies.

Cada día al usar el browser ya no se encuentra uno solo. Con ello no quiero decir que se tenga amigos en Facebook o en Google + los cuales esperan alguna noticia de uno o algo por el estilo. Este “no estar solo” pasa en realidad desapercibido, ya que al momento en que introduzca alguna dirección de internet, ocurre lo siguiente:

  • En fracciones de segundos las cookies se transmitirá a empresas de marketing, toda información  que diga relación con mi comportamiento en la dirección de internet que he visitado
  • Desde ahí se venderá aquella información recogida por las cookies y se seguirá transmitiendo dicha información, lo cual  se repitirá varias veces más
  • Hasta que tengan suficientes datos sobre mi persona para que me pongan un anuncio publicitario que pareciera ser hecho sólo para mi.

Gracias a las cookies y compañía ilimitada se explica por qué en cuestión de segundos al estar por ejemplo ya en otra página web, me aparecen anuncios que dicen relación con la visita anterior, por ejemplo: hace una semana atrás mi mujer estaba buscando unos zapatos en internet y para ello no se le ocurrió nada mejor que usar mi laptop y hasta el día de hoy me persiguen un ejército de zapatos en internet.

Cada click tiene un diminuto valor, cada click colabora con un pequeño granito de arena en el volumen de ventas total de la empresa.

Al igual que cualquier otro usuario no estoy al tanto de todos los adelantos de las cookies, de las herramientas de Tracking, de las Balizas Web que diaramente bombardean mi computador, los cuales sumados a mi browser pueden hacer de cada de uno de nosotros un usuario identificable. No niego que a veces me da la impresión de que estamos siendo observados.

En un mundo como el de hoy en el cual las grandes empresas con millones de pesos y con la tecnología de punta y el régimen jurídico que apenas le sigue el paso, pueden, a través de internet,  llegar a influir nuestra conducta como consumidor.

Nunca en la historia de internet han sido guardados tan inmensa cantidad de datos personales, con la única finalidad de presentar publicidad a sus usuarios.

Obviamente Google (en otro artículo les contaré de mi visita del pasado fin de semana a las oficinas de Google en Dublin), Facebook, Microsoft y Yahoo! no se han quedado atrás con las cookies y están presentes como protagonistas. Cualquier persona que conozca las herramientas de tracking-online se va a sorprender de la gran cantidad de espías. Por ejemplo, el complemento “Collusion” del browser Firefox muestra claramente de forma dinámica las maquinaciones de las herramientas de tracking online de las cookies que están  ya guardadas en su computador. Poco después de haber instalado este complemento de Firefox, me muestra Collusion una telaraña con las páginas que he en efecto visitado, éstas brillan tenuamente. De éstas salen líneas muy delgadas las que van al fondo de la red, las llamadas “Third Partys”, que en realidad no he visitado, pero que sin embargo han colocado sus cookies en mi computador. Algunos nombres son conocidos como por ejemplo:
facebook, double-click (empresa perteneciente a Google), Twitter, pero hay otros nombres que nunca los había leído, a saber:  adtechus, adservplus, Adbrite, Addthis, yieldmanager,etc. Luego de 1 hora de surfear por la red aparecen más de 50 en mi telaraña. Ninguna de estas empresas actúa de mala fe, es más, en sus páginas webs se presentan orgullosos de su prestación y de sus servicios. El cual se resume de la siguiente forma: ellos envian publicidad a los ususrios de acuerdo a sus intereses y posibilitan a sus clientes aumentar sus ventas.

Si me preguntan a mí,

diría que las cookies y compañía ilimitada de tracking online son la ercarnación del concepto de la mano invisible que describió Adam Smith.

No hay que olvidar una frase de marketing:

Si no estas pagando por algo, no eres el cliente, eres el producto que se vende.

Para aprender más de los datos personales en 38 jurisdicciones del mundo recomiendo el siguiente libro: Data Protection & Privacy

Para terminar les recomiendo los siguientes artículos:

¡Me alegra que hayas visitado mi Blog! Si te ha gustado o por lo menos te ha intrigado de alguna forma el artículo: “Cookies y compañía ilimitada”, ¡Compartelo y deja tu opinión!
¡Tus ideas, sugerencias, consultas y críticas al artículo Cookies y compañía ilimitada son siempre bienvenidas!

En caso de alguna duda o consulta sobre los cookies, escríbanos sin compromiso, a través del siguiente formulario de contacto.