La firma digital tiene la misma validez jurídica para firmar documentos que la que se realiza tradicionalmente y supone la autenticidad de cualquier documento electrónico.
La firma digital ha contribuido a mejorar la seguridad en las transacciones comerciales y brinda una herramienta que resuelve rápidamente, por ejemplo, las disputas por propiedad intelectual.
Como empresa, es muy valioso adoptar una firma digital y la implementación de esta nueva tecnología ya que contribuye a la reducción de costos y aumenta los beneficios.

¿Qué es la firma digital?

Para hacer uso de esta innovación tecnológica, lo primero que hay que saber es la diferencia entre firma digital y firma electrónica.
La firma digital es un tipo de firma electrónica que se basa en procesos criptográficos; por su parte, la firma electrónica es cualquier forma de identificación que se agrega a un documento, por ejemplo, escaneando la firma original.
La principal ventaja de la firma digital es que no solo le brinda una mayor autenticidad a la firma, sino que valida la identidad de cada una de las partes que celebran un contrato. Por lo tanto, evitan prácticas ilegales y el robo de identidad en la firma de documentos.

Procesos de la firma digital

La firma digital se realiza de acuerdo con tres procesos principales:

  • Firma: Antes de poder firmar digitalmente, el sistema debe comprobar la identidad de la persona. Esto se realiza mediante una clave, un pin o cualquier software que permita la validación de este tipo. Una vez que la identidad es validada, el sistema proporciona una clave privada y otra pública que se utilizarán en la encriptación y posterior desencriptación, respectivamente.
    El sistema utiliza la denominada función hash que permite alertar respecto de cualquier cambio en el documento.

  • Autenticación: Quien recibe el documento firmado, debe obtener también la clave pública para desencriptar el documento. Al desencriptar el documento, se demuestra que la persona que firmó ha usado la clave privada para hacerlo y, por lo tanto, se autentifica la identidad del firmante.
    Esta característica resulta de gran utilidad para prevenir robo de identidad y falsificación de documentos.

  • Verificación: Por último, se verifica la autenticidad del documento. Si la función hash es idéntica a la del documento original, entonces sus datos no han sido vulnerados y, por lo tanto, su verificación resulta exitosa.

Beneficios del uso de la firma digital

Las empresas que adoptan y hacen uso de la firma digital se benefician, principalmente, de la digitalización e implementación de tecnologías que mejoran las operaciones de la compañía.
Al igual que los servicios bancarios digitales, esta nueva modalidad en el firmado de documentos permite que las firmas se realicen en cualquier momento y lugar.
Por otro lado, se agiliza el firmado de contratos y documentos automatizando, en algunos casos, estos procesos.
Los procesos de la firma digital protegen la información y evitan fraude. Asimismo, el impacto medioambiental se reduce por la falta de papeles en formato físico y se contribuye al cuidado de los recursos naturales.

Otros artículos que le pueden interesar: