La autoridad paterna se define por la doctrina como el conjunto de derechos y deberes que la ley concede al padre y madre respecto de la persona de sus hijos.

En esta institución es posible distinguir, lo que son los deberes de los hijos para con los padres y ascendientes y por otra parte lo que son los derechos y deberes de los padres para con los hijos.

Deberes de los hijos para con los padres y ascendientes:

  • Obediencia y respeto, Art. 222 inc 1°. Ahora bien, en el caso de que el hijo no observa este respeto y obediencia no existe ningún medio para obligarlo a respetarlo.
  • Deber de cuidado y socorro de sus padres y otros ascendientes, Art. 223. No sólo en la ancianidad o estado de demencia, sino también en todas las circunstancias de la vida en que necesiten de cuidado. Sin embargo, si no se cumple este deber no existe ningún mecanismo jurídico que permita exigirlo.

Derechos y deberes de los padres:

Principio rector, art. 222 inc.2°:

La preocupación fundamental de los padres es el interés superior del hijo, para lo cual procurarán su mayor realización espiritual y material posible, y lo guiarán en el ejercicio de los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana de modo conforme a la evolución de sus facultades.”

  • Deber de cuidado personal.
  • Derecho de mantener una relación directa y regular con el hijo (antes derecho de visita).
  • Deber de crianza y educación, Art. 234.

Deber de cuidado personal.

Se debe considerar si los padres viven juntos o separados:

  1. Viven juntos. Art. 224 inc. 1°.

De consuno. Si fallece uno de los padres, le corresponde al otro.

  1. Viven separados. Art. 225.

Regla general: Los padres podrán determinar de común acuerdo que el cuidado personal de los hijos corresponda al padre, a la madre o a ambos en forma compartida.
Excepciones: A falta del acuerdo, los hijos continuarán bajo el cuidado personal del padre o madre con quien estén conviviendo. En cualesquier de los casos establecidos en este artículo, cuando las circunstancias lo requieran y el interés superior del hijo lo haga conveniente, el juez podrá atribuir el cuidado personal del hijo al otro de los padres, o radicarlo en uno solo de ellos, si por acuerdo existiere alguna forma de ejercicio compartido. Esto debe entenderse sin perjuicio de lo dispuesto en el Art. 226.

Acuerdo regulatorio de cuidado personal:

  • Solemne.
  • Debe subinscribirse al margen de la inscripción de nacimiento dentro de los 30 días.
  • Es revocable, cumpliendo las mismas formalidades del otorgamiento.
  • El juez no puede confiar el cuidado personal al padre o madre que no hubiese contribuído a la manutención del hijo, pudiendo.
  • En caso de inhabilidad física o moral de ambos padres, el juez confiará el cuidado personal a otra u otras personas competentes. En la elección de estas personas se preferirá a los consanguíneos más proximos, y sobre todo, a los ascendientes, velando primordialmente por el interés superior del niño conforme a los criterios establecidos en el artículo 225-2.

El art. 42 de la Ley de Menores establece cuando se entiende que los padres tiene inhabilidad física o mental.

Derecho – Deber de mantener una relación directa y regular con el hijo, (antes derecho de visita).

Art. 229. “El padre o madre que no tenga el cuidado personal del hijo tendrá el derecho y el deber de mantener con él una relación directa y regular, la que se ejercerá con la frecuencia y libertad acordada directamente con quien lo tiene a su cuidado según las convenciones a que se refiere el inciso primero del artículo 225 o, en su defecto, con las que el juez estimare conveniente para el hijo.”

Sobre la base de la disposición citada, el régimen corresponde determinarlo:

  • En principio de común acuerdo con el padre o madre que tiene el cuidado personal.
  • A falta de acuerdo la regulación la efectuará el juez, en función de la conveniencia del hijo. El art. 48 inc. 2° de la Ley de Menores establece que si se somete somete a decisión judicial la determinación de la persona a quien corresponderá ejercer el cuidado personal del menor, y no se debatiere sobre la forma en la que éste se relacionará con el padre o madre que quede privado de su cuidado personal, la resolución se pronunciará de oficio sobre este punto, con el mérito de los antecedentes que consten en el proceso.

Además el juez pude suspender o restringir este derecho cuando manifiestamente perjudique el bienestar del hijo. (El art. 48 de la Ley de Menores establece que si se presentan antecedentes graves y calificados que lo justifique, podrá accederse provisionalmente a la solicitud).

Crianza,  educación de los hijos y deber de corrección.

Corresponde de consuno a ambos padres, o padre o madre sobreviviente si el otro ha fallecido.  La regla se aplica por igual, estén los padres juntos o separados, casados o no, inciso 1º del Art. 224.
Art. 234. Los padres tendrán la facultad de corregir a los hijos, cuidando que ello no menoscabe su salud ni su desarrollo personal. Esta facultad excluye toda forma de maltrato físico y psicológico y deberá, en todo caso, ejercerse en conformidad a la ley y a la Convención sobre los Derechos del Niño.

Formulario de contacto >

¿Necesita ser asesorado en materia de autoridad paterna?

En Derecho-Chile lo asesoramos, le ayudamos de la forma más rápida y al precio más económico del mercado, ¡consúltenos!

Formulario de contacto >

Otros artículos relacionados que recomiendo: