La renuncia a los gananciales es un derecho privativo de la mujer o de sus herederos, que no precisa de expresar causa o razones.

Características de la renuncia a los gananciales:

1 . Es consensual. La ley no exige formalidad para renunciar a a los gananciales. Sin embargo es conveniente que conste por escrito, porque como se trata de un acto jurídico que está sujeto a las limitaciones de la prueba testimonial, de manera que si el caudal de gananciales excede de 2 UTM, su acreditación no puede hacerse mediante testigos. Si hubiere bienes raíces le interesará al marido que se tome nota al margen de la inscripción de esos bienes raíces de que la mujer renunció a los gananciales y para hacerlo el Conservador va a exigir que conste por escritura pública.

2. Es indivisible. La mujer tiene que decidir, ya sea: renuncia a los gananciales o acepta los gananciales, pero no puede renunciar a una parte y aceptar otra parte de los gananciales.

3. Es irrevocable. Cosa diferente es que quede sin efecto pero por un motivo o causa legal. Quien renunció a los gananciales no puede por su voluntad dejar sin efecto la renuncia, pero esa renuncia puede ser rescindible y puede ser objeto de una acción Pauliana. Esto quiere decir que será rescindible, en otras palabras, se podrá declarar su nulidad relativa, si la mujer ha renunciado a los gananciales o sus herederos por un justificable error acerca del verdadero estado de los negocios sociales. Igualmente puede ocurrir que la mujer haya renunciado a los gananciales en fraude de los derechos de sus acreedores. La mujer renuncia para que sus acreedores no tengan bienes que perseguirle, en este caso no hay una nulidad, sino que hay una acción Pauliana, los acreedores podrán pedir que quede sin efecto el acto de renuncia realizado fraudulentamente por la mujer en perjuicio de los acreedores.

Plazos: La Acción de nulidad prescribe en 4 años, contados desde la disolución de la sociedad conyugal, pero si la causa es fuerza debemos aplicar la regla general y deberá contarse el cuadrienio desde que haya cesado la fuerza. La acción Pauliana tendrá un plazo de 1 año, contado desde la fecha de la renuncia.

Podrá también haber una nulidad relativa en el evento de que la mujer sea una persona incapaz y no se hayan cumplido con los requisitos que la ley exige para la renuncia que hace una persona incapaz, y en tal caso el cuadrienio se contará desde que cese la incapacidad, con un máximo de suspensión de 10 años.

Capacidad para renunciar a los gananciales.
La renuncia de los gananciales puede hacerse en 2 oportunidades.

  • Antes de la formación de la sociedad conyugal, en las capitulaciones prematrimoniales. Aquí solo puede renunciar la mujer, no sus herederos, porque si la mujer hubiese muerto, no habrá matrimonio.
  • Una vez disuelta la sociedad conyugal. Aquí puede renunciar la mujer y si ella hubiere fallecido, sus herederos.

¿Qué capacidad se necesita? Para ello debemos distinguir entre:

  • Si se renuncia en las capitulaciones prematrimoniales.
    Las reglas de capacidad son:
    Si la mujer es plenamente capaz podrá renunciar libremente y sin sujeción a ninguna formalidad habilitante, porque no la necesita.
    Si la mujer fuere menor de edad necesita de la aprobación de la persona llamada a asentir en el matrimonio.
    Si la mujer estuviere sometida a interdicción por una causa distinta de la menor edad, y la única posible sería la disipación, va a necesitar la autorización de su representante legal.
    Si hubiere una mujer menor de edad y además interdicta por disipación, va a necesitar la aprobación del llamado a asentir en el matrimonio, la autorización judicial y la autorización de su representante legal. Art. 1721.
  • Si se renuncia una vez disuelta la sociedad conyugal.
    Las reglas de capacidad son:
    Si la mujer o sus herederos son mayores y no tienen otra incapacidad, ellos libremente podrán renunciar a los gananciales.
    Si la mujer o los herederos no tienen la libre administración de sus bienes para renunciar a los gananciales requieren autorización judicial. Art 1782, 1783.

Disuelta la sociedad conyugal ¿tiene la mujer o sus herederos plazo para renunciar a los gananciales? No, pero no podrán renunciar a los gananciales si hubieren incorporado a sus bienes a título de gananciales cualquier bien social, por consiguiente, para renunciar es necesario que no hayan incorporado ningún bien recibiéndolo a título de gananciales.

Efectos de la renuncia:

  1. Los bienes sociales se confunden con los bienes del marido, constituyendo definitivamente un solo patrimonio. El marido no podrá cobrar recompensa alguna a la sociedad, porque constituyen un solo patrimonio y se estaría auto cobrando.
  2. La mujer no va a responder por ninguna deuda social.
  3. Si en la especie esta era una mujer trabajadora, con los requisitos del artículo 150, ella va a retener la totalidad de su patrimonio del artículo 150. Art. 1783, 1784, 1785.

En definitiva, a la mujer le convendrá renunciar a los gananciales, cuando los bienes que ha adquirido en su patrimonio reservado de mujer casada (Art. 150 del Código Civil), tengan un valor económico considerable en comparación con el patrimonio de la sociedad conyugal. De lo contrario, los bienes pertenecientes al patrimonio reservado de la mujer casada en sociedad conyugal  se colacionarán; es decir, se juntarán con los gananciales, si los hay, al momento de la liquidación de la sociedad conyugal.

Solicitar presupuesto >

¿Necesita redactar la renuncia a los gananciales?

Redacción de renuncia a los gananciales realizado por abogados expertos y a un bajo costo, confeccionado de acuerdo a sus necesidades, con las cláusulas necesarias para brindarle mayor seguridad.

Solicitar presupuesto >
Para terminar recomiendo los siguiente artículos: