Debemos ser enfáticos que con la muerte del trabajador se pone término a la relación laboral por la causal establecida en el artículo 159 N° 3 del Código del Trabajo.
Ahora bien en el caso de que el empleador adeuda remuneraciones al trabajador fallecido, éstas deben ser pagadas a la persona que se hizo cargo de sus funerales, hasta la concurrencia del costo de los mismos, los que deberán ser acreditados con los documentos pertinentes.

En el evento que existiere un saldo después de haberse efectuado el pago señalado y sólo tratándose de sumas que no exceden a cinco unidades tributarias anuales, debe el empleador pagarlo al cónyuge, a los hijos legítimos o naturales o a los padres legítimos o naturales del fallecido, uno a falta de otros, en el orden en que se han indicado, debiendo para ello acreditarse el estado civil respectivo..

El finiquito que se extienda debe ser firmado por el empleador, pudiendo además firmarlo la cónyuge del trabajador fallecido de estimarse necesario.

Solicitar presupuesto =>

¿Ha sido víctima de algún abuso de su empleador?

¡No dudes en contactar a un abogado experto en la materia para que te asesore de manera adecuada y en profundidad!

Solicitar presupuesto =>

Otros artículos y escritos que le pueden interesar: