Efectos de la Simulación.

Este artículo es la continuación de la Simulación, I parte.

Distinguiremos entre:

  1. Efectos entre las Partes: Partiendo de la base que la simulación ha sido alegada y probada, y basándonos en lo que dispone el art. 1707 inciso 1°, es que podemos señalar que entre las partes “prevalece el acto oculto por sobre el aparente”.

Es decir, entre las partes prima la voluntad real por sobre la voluntad declarada. Esta conclusión se obtiene de interpretar a Contrario Censu el propio art. 1707 inciso 1°.

La simulación puede reclamarse tanto, por “Vía de Acción”, como por “Vía de Excepción”; lo importante es tener presente que la acción de simulación es meramente “declarativa”, pues solamente tiene por objeto, que el órgano jurisdiccional reconozca que tras la apariencia de un acto jdco se esconde uno distinto y en casos mas extremos, se esconde la no contratación (simulación absoluta).

La jurisprudencia ha dicho que una vez constatada la simulación para establecer las verdaderas relaciones jurídicas que han existido entre las partes, debe prescindirse del acto vinculado, y atenderse al acto real considerándose la prueba rendida.

¿Qué suerte corre el acto oculto?

Si el acto oculto esta ajustado a la ley, al ser valido, las partes deberían sujetarse a el, pero en la mayoría de los casos, el acto oculto va a ser un acto viciado, por lo que va a ser necesario ejercer conjuntamente o a continuación de la acción de simulación, la acción de nulidad absoluta, relativa u otra que corresponda.

En el caso de la “Simulación Absoluta”, en la práctica, esta acción se confunde con la acción de nulidad absoluta por falta de consentimiento.

En el caso de la “Simulación Relativa” y la “Simulación por Interposición de Personas”, el interesado va a tener  que preocuparse siempre de ejercerla acción que corresponda para impugnar el acto oculto.

1. Efecto respecto de Terceros: El Art. 1707 Inc 1 dispone que el acto oculto no puede hacerse valer respecto de los terceros; a primera vista podríamos concluir que respecto de los terceros, “prima el acto aparente”, sin embargo, gran parte de la doctrina ha establecido que en las hipótesis de simulación debe entenderse que “el tercero tiene un derecho de opción”, de optar entre aprovecharse del acto oculto o aparente, según convenga a sus intereses. Esta conclusión se extrae del propio 1707; dicho art. se refiere a los terceros en general y no distingue  entre terceros de buena o mala fe, sin embargo, algunos autores han dicho que la protección de la norma, debiera extenderse exclusivamente a los terceros de buena fe; son estos los que merecen la protección del ordenamiento jurídico. No existe ninguna justificación para que los terceros de mala fe estén en una mejor posición que las partes, lo anterior no significa, que los terceros de mala fe no puedan ejercer la acción de simulación, lo que ocurre es que si la ejercen, deberán estar a los resultados del acto oculto, tal como lo estarían las partes.

Si aceptamos que los terceros de buena fe tiene un derecho de opción ¿Qué pasa si existe conflicto entre los terceros?

Aquí no hay una respuesta única.

  • Algunos creen que debe primar el acto aparente como una forma de proteger la confianza en las relaciones jurídicas.
  • Otros sostiene que debe primar el acto oculto, porque la voluntad real o interna es la que el derecho privilegia como regla general. Los terceros también pueden reclamar la simulación por vía de acción, como de excepción. El acreedor de este deudor aparente podría demandar la simulación del ctto celebrado en fraude de sus derechos, también podrían reclamarla por vía de excepción, en el caso de que las partes pretendieran oponerle a él un acto simulado.

Prueba de la Simulación.

En el caso de las partes, como ellos son los que han celebrado un contrato simulado, rigen para ellos las pruebas que gobiernan la pruebas de los actos y cttos, (art. 1698 y siguientes) y dentro de estas noemas, esto trae como consecuencia la aplicación del art. 1708 y 1709, lo que implica afirmar que en materia de simulación, las partes tendrían limitada la prueba testimonial, en el caso que el acto oculto no contara por escrito.

Normalmente entre las partes, la simulación se prueba mediante “contraescrituras o escrituras de respaldo en las que constare la real intención”.

Si no tiene la prueba documental, no podrán utilizar la prueba testimonial, en estos casos, podrían recurrir a la prueba confesional y a la prueba por presunciones.

En el caso de los terceros, para ellos la simulación es un hecho y por tanto, no rigen para ellos las limitaciones de los artículos 1708 y 1709; en el caso de ellos, el medio de prueba que se va a emplear, van a ser la “presunciones”.

La Acción de Simulación.

Aquí es necesario afirmar que la simulación ilícita, y particularmente, el otorgamiento de un ctto simulado, puede dar origen, tanto a una acción civil para reclamar y dejar sin efecto el ctto simulado y eventualmente, obtener una indemnización, pero además, dependiendo del caso, la simulación puede dar origen a una acción penal, destinada a perseguir el castigo de los culpables, porque el Art. 471 del cod, penal, tipifica como delito, el otorgamiento en perjuicio de otro, de un ctto simulado.

Evidentemente la noción de simulación civil es mucho mas amplia que en el ámbito penal (ya que aquí se exige perjuicio).

La acción de simulación, es una acción “declarativa”, porque tiene por objeto, obtener que el órgano jurisdiccional reconozca o constate el hecho de la vinculación, pero esta acción, no determina por sí sola el destino del acto oculto, de manera que por lo general, la acción de simulación va a actuar como “antecedente” de una acción de nulidad absoluta, relativa u otra que corresponda.

Titulares de la Acción de Simulación.

En términos generales, podemos decir que “es toda persona interesada” en que esta se declare, noción que comprende, tanto a las partes, como a terceros perjudicados.

Entre las partes se plantea en sede doctrinal, una discusión sobre la legitimidad que tendrían las partes para ejercer la acción de simulación.

  • Hay quienes piensan que la observancia de ppios grales del dº, debieran conducirnos a pensar que las partes no estarían legitimadas para ejercer esta acción, esto obedece a la idea de que nadie puede aprovecharse de su propio dolo.
  • Otros sostiene, que las partes tendrían derecho a ejercer la acción mediante la cual, se ponga en evidencia lo ilícito para restarle todo efecto, porque de lo contrario, se le estaría dando la posibilidad a la otra parte de aprovecharse del acto ilícito.

¿Qué pasa si aceptamos que las partes pueden ejercer la acción de simulación, y declarada la simulación, se constata la existencia de un acto oculto que adolece de un vicio de nulidad absoluta?

Según el art. 1683, no podría ejercer la acción de nulidad absoluta; respecto de los terceros, la posibilidad de ejercer esta acción, esta dada por la demostración del interés que los asiste.

Características de la Acción de Simulación.

  1. Es Declarativa.
  2. Le corresponde a los terceros perjudicados y eventualmente a las partes.
  3. Es patrimonial y como tal, transferible, transmisible y prescriptible de acuerdo a las reglas generales.

Otros artículos recomendados:

Formulario de contacto >

¿Necesita ser asesorado en materia de simulación?

En Derecho-Chile lo asesoramos, le ayudamos de la forma más rápida y al precio más económico del mercado, ¡consúltenos!

Formulario de contacto >