La empleabilidad es muy volátil y cambiante en una sociedad en la que el avance tecnológico condiciona el trabajo de forma determinante. Lo que ocurre es que la capacitación requerida de los trabajadores está en constante cambio debido a la diversidad de empleos y la evolución de los mismos.

Constantemente aparecen nuevos servicios, nuevas tecnologías, nuevos retos y productos que condicionan los puestos de trabajo requiriendo personal cualificado. Así, los trabajadores se ven obligados a apostar por una formación constante de reciclaje de sus conocimientos para adaptarse al medio y acceder a los puestos de trabajo más especializados.

Empleo y formación, una relación íntima.


¿Qué aporta la formación al empleo?
En primer término aporta gran valor al perfil profesional del trabajador. Demuestra interés por mejorar y capacidad para tomar decisiones que desembocan en valor añadido.

Igualmente, una formación más completa trae como consecuencia una mayor satisfacción laboral. Esto es así porque un trabajador con una formación específica más completa está mejor capacitado para realizar un trabajo de forma exitosa. El resultado es una mayor satisfacción personal y laboral con la posibilidad de afrontar con seguridad nuevos desafíos.

También se puede lograr una mejora notable de las condiciones laborales ya que la ampliación de las capacidades técnicas y las habilidades en distintos ámbitos puede conllevar una mejor posición dentro de la empresa o la posibilidad de encontrar un trabajo mejor cualificado.

¿Cómo buscar la formación adecuada?
Si estás pensando en adquirir formación de mejora de las competencias profesionales y no sabes por dónde empezar puedes iniciar tu búsqueda consultando los cursos subvencionados. Ya sean de carácter estatal o local, se trata de planes desarrollados para la mejora de las capacidades de los profesionales desempleados para favorecer la búsqueda exitosa de empleo.

Otra alternativa interesante es la formación interna ofrecida por las empresas de forma directa. Ya sea con compromiso posterior de contratación o de formación interna de los trabajadores ya en plantilla, estos métodos consiguen una capacitación muy específica para el puesto de trabajo a desarrollar.

La formación en centros privados puede ser también una opción muy interesante ya que existen centros de gran especialización que ofrecen cursos de destacada calidad y mucho prestigio. Es importante asegurarse de las garantías ofrecidas por el centro, la validez de los títulos y las opiniones reales de antiguos alumnos.

Si lo que deseas es encontrar trabajo es recomendable hacer una consulta previa en las instituciones de búsqueda de empelo para comprobar cuáles son los sectores de más demanda. A partir de ahí, es conveniente iniciar la formación más adecuada para poder adentrarse en el sector escogido e iniciar de forma paralela la búsqueda activa de trabajo.

Para mejorar las capacidades laborales se recomienda especializarse de forma definida en un ámbito que aporte valor añadido en comparación con los demás trabajadores. Solo de este modo es posible diferenciarse consiguiendo con ello destacar el perfil profesional y, por tanto, añadiendo más valor a las propias capacidades como trabajador profesional.

Un trabajador con un perfil difícil de encontrar cuenta con elevadas garantías de empleo de calidad.

Otros artículos que le pueden interesar: