Éste artículo es la continuación de la primera parte de efectos del matrimonio.

3.- AYUDA MUTUA O ASISTENCIA

Art. 131 “Los cónyuges están obligados … ayudarse mutuamente en todas las circunstancias de la vida”.

Para diferenciar este deber con el anterior debemos entender que este deber tiene un contenido de carácter moral, no material.

Ej. En una enfermedad prolongada, el deber de socorro implica pagar todos los gastos; el deber de ayuda mutua implica estar al lado del cónyuge asistirlo moral y espiritualmente.

Si se deja de cumplir este deber por parte de la mujer no pasa nada, queda entregado a su conciencia.  En cambio en el caso del marido existen consecuencias si es una sociedad conyugal, ya que nace para la mujer el derecho de pedir la separación judicial de bienes, Art. 155 inciso 2.
La sanción no guarda concordancia con la infracción, porque hablan de la infracción de un deber de carácter moral sancionado con una pena de naturaleza patrimonial.
Tampoco existen mecanismos jurídicos para exigir el cumplimiento de este deber.

4.- RESPETO RECÍPROCO

Art. 131 parte final “El marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos”.  Tampoco existen mecanismos jurídicos para exigir el cumplimiento de este deber.  La sanción es, como estamos en presencia del incumplimiento de un deber moral, si el marido es quien infringe el deber, nace para la mujer el derecho de pedir la separación judicial de bienes.

5.- PROTECCIÓN RECÍPROCA

Art. 131 parte final “El marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos”.  Tampoco existen mecanismos jurídicos para exigir el cumplimiento de este deber.  Y al igual que en los casos anteriores la única sanción es que si es el marido, administrador de la sociedad, es quien deja de cumplir este deber, la mujer puede demandar la separación judicial de bienes.

6.- DERECHO Y DEBER DE VIVIR EN EL HOGAR COMÚN

Art. 133.  ¿Qué pasa si alguno de los cónyuges no quiere cumplir con este deber?.

El profesor Sr. CLARO SOLAR (postura minoritaria) señala que es posible exigir el cumplimiento de este deber con el auxilio de la fuerza pública.  Considera que el ordenamiento jurídico contempla esta posibilidad.

La mayoría de la doctrina no lo concibe, argumentos:

a) Esto es impracticable

b) De ser practicable es del todo contrario a la libertad personal

c) No tiene sentido, si no quiere vivir en el hogar común no tiene sentido obligarlo porque se va a ir nuevamente.

No quiere decir que el incumplimiento quede impune porque es causal de divorcio, Art. 21 nº 6.  Además si el marido es el que se niega a vivir en el hogar común, la mujer podrá pedir la separación judicial de bienes, Art. 155 inciso 2. Si alguno de los cónyuges se opone al que el otro ejerza su derecho de vivir en el hogar común, tampoco existe un  mecanismo tendiente a obtener el respeto de este derecho, por ejemplo, que el marido o la mujer eche del hogar al otro.

 7.- DERECHO DE COHABITACIÓN

Es el deber de tener relaciones sexuales entre si.  Tampoco existe un mecanismo jurídico tendiente a exigir el cumplimiento de este deber, sin embargo, e incumplimiento de este deber puede llegar a constituir una causal para demandar la separación judicial (Art. 26 inciso 1º) y el divorcio (Art. 54 Nº 2º).

8.- DEBERES DE PROPORCIONAR AUXILIO Y EXPENSAS PARA LA LITIS

Art. 136.  Los Art. 150, 166 y 167 se refieren a las situaciones de separación parcial de bienes, éstos coexisten con la sociedad conyugal, abarcan sólo ciertos bienes del matrimonio que la mujer administra libremente. Art. 150 código civil, que se refiere al patrimonio reservado de la mujer, son bienes que la mujer adquiere con su trabajo.

Art. 166 CC se refiere a los bienes que la mujer adquiere por herencia, los administra la mujer. Y el 167 se refiere a los bienes cuya administración se entrega a la mujer en las capitulaciones matrimoniales.

El artículo  136  se puede analizar en dos partes:

  1. La primera parte del artículo se refiere al deber recíproco de los cónyuge de proporcionarse acción o defensas judiciales que cada uno entable.
  2. La segunda parte en cambio, se refiere al deber del marido (ya no es recíproco), administrador de la sociedad conyugal, de proporcionar a su mujer las expensas necesarias para los juicios que ésta siga en su contra cuando ella no tenga los medios suficientes para afrontar estos gastos (las expensas son auxilios monetarios).

En razón de este tenor literal, la postura mayoritaria sostiene que la primera pare al hablar de “auxilio” no se estaría refiriendo a expensas, sino a otro tipo de auxilio, por ejemplo, colaborar para obtener medios de prueba, dar consejos, etc., pero no se extiende a lo monetario porque esto está en la segunda parte del artículo.

Pareciera más justo (aunque según algunos choca con el tenor literal) que en la primera parte el auxilio también se refiera a expensas, el deber de proporcionarse mutuamente expensas o auxilio monetario y la segunda parte sólo se refiere al caso de existir sociedad conyugal y que la mujer haya entablado un juicio en contra del marido, solamente sería aplicable a este caso particular (debe solventar las expensas porque él es el administrador de la sociedad conyugal).  La postura dominante es la primera.
No existe un mecanismo para obtener el cumplimiento forzado de esta obligación.

También les recomiendo los siguiente artículos que dicen relación con derecho de familia: