Los bienes reservados dependerán de si la mujer o sus herederos renuncian o no a los gananciales.

Si no renuncian a los gananciales, estos bienes reservados pasan a formar parte del acervo líquido o partible y serán repartidos por mitades entre los cónyuges (porque nunca dejaron de ser parte de los bienes sociales).

Además si la mujer no renuncia a los gananciales, las deudas que ella haya contraído en la gestión de su patrimonio reservado, también pasan a formar parte del pasivo social y, por lo tanto, también se repartirán entre los cónyuges, sea convencionalmente o de acuerdo con las reglas que ha establecido el legislador para la distribución de ese pasivo.

Formulario de contacto >

¿Necesita ser asesorado en materia de sociedad conyugal?

En Derecho-Chile lo asesoramos, le ayudamos de la forma más rápida y al precio más económico del mercado, ¡consúltenos!

Formulario de contacto >

La mujer también tiene un beneficio de emolumento, de acuerdo al artículo 1777 del CC respecto de las deudas contraídas por el marido, no responde más allá de lo recibido por gananciales.
Este beneficio también lo tiene el marido, pero hasta la mitad del valor de los bienes reservados que existen al momento de disolver la sociedad conyugal.

Este beneficio lo puede oponer a la mujer y a 3eros, cuando éstos cobran al marido.

Si la mujer renuncia a los gananciales, la mujer se queda, tanto con el activo como el pasivo, pero como contrapartida no recibe ni ganancias, ni deudas de la sociedad conyugal.

La renuncia a los gananciales en ningún caso lesiona el derecho de prenda general que tienen los acreedores.

Solicitar presupuesto >

¿Necesita un escrito o contrato especial?

Contratos, cartas o escritos redactados a la medida de sus necesidades, con las cláusulas necesarias para brindarle mayor seguridad en su negocio.

Solicitar presupuesto >

Otros artículos que le pueden interesar: