Administración y prueba del Patrimonio Reservado de la mujer.

La primera parte de este artículo: “Bienes reservados de la mujer casada”  lo puede leer aquí.

Comprende a la mujer, con entera independencia de su marido y sin limitaciones, salvo caso de la mujer casada menor de edad que pretenda enajenar o gravar bienes reservados.

Excepcionalmente puede corresponder al marido:

  1. Cuando ha sido designado mandatario de su mujer.
  2. En calidad de curador, en el caso que la mujer sea declarada en interdicción por demencia o sordomudez.
  3. Por disipación, pero aquí la ley prohíbe que administre el otro cónyuge.

PRUEBA DEL PATRIMONIO RESERVADO

En materia probatoria existen 2 grandes ámbitos:

  1. Prueba del origen y el dominio de los bienes reservados.
  2. Prueba de la existencia del patrimonio reservado o del hecho de haber actuado la mujer dentro de él.

Análisis:

1.- PRUEBA DEL ORIGEN Y EL DOMINIO DE LOS BIENES RESERVADOS

Corresponde a la mujer y para ello puede valerse de todos los medios de prueba existentes, inciso 3 Art. 150.

2.- PRUEBA DE LA EXISTENCIA DEL PATRIMONIO RESERVADO O DEL HECHO DE HABER ACTUADO LA MUJER DENTRO DE ÉL

No sólo puede interesar a la mujer, sino al marido o incluso a 3eros.  Interesará a la mujer, por ejemplo, cuando pretenda demandar el cumplimiento o resolución de un contrato celebrado por ella en la gestión de su patrimonio reservado, de lo contrario tendrá que demandar el marido.

También puede interesal al marido, por ejemplo cuando se le demanda el cumplimiento de una obligación contraída por la mujer en la gestión de su patrimonio reservado.

Puede interesar a terceros cuando sean acreedores de la mujer.  Para este efecto el legislador viene en auxilio de los terceros acreedores, porque establece en su favor una presunción de derecho que operará en la medida que se cumplan las exigencias del inciso 4 del Art. 150 (importante en términos prácticos):

  • Es necesario que el contrato en cuestión, no se refiera a bienes propios de la mujer “siempre que, no tratándose de bienes comprendidos en los artículos 1754 y 1755 ”.
  • Que la mujer al celebrar ese contrato acredite mediante instrumento público o privado que ejerce o ha ejercido un empleo, oficio, profesión o industria separada de su marido.  Ej. Patente profesional, comercial, industrial, certificado de cotizaciones, contrato de trabajo, etc…
    Si bien el Art. 150 inciso 4 habla de “instrumentos” podría pensarse que deben ser más de uno. Existe consenso en que basta sólo un instrumento para acreditar esta circunstancia, esto se basa en la Ley 5521 (1935) que introdujo esta presunción.
  • Es necesario que el contrato conste por escrito.  Este requisito está implícito en la siguiente exigencia.
  • Que en el contrato se haga referencia a este instrumento público o privado mediante el cual la mujer acredita que ejerce o ha ejercido empleo, profesión o industria.  Este requisito lleva implícita la necesidad de que el contrato conste por escrito.

Si quiere saber cuál es la suerte de los Bienes reservados una vez disuelta la sociedad conyugal, haga click aquí.

Otros artículos sobre Derecho de Familia: